A modo de justificación.

 

Hacia el año '88 o el '89 comencé a interesarme por la genealogía.

 

En seguida comencé un proyecto de trabajo inconcluso en torno a la figura del General Viamonte. Elegido no por azar sino por la profunda admiración hacia la figura pública y el cariño sincero hacia el abuelo cuyo retrato siempre he visto en las paredes de mi casa y cuyo apellido llevo con orgullo.

 

Rápidamente completé varias páginas de líneas genealógicas, sobre todo desde el General y su mujer hacia arriba, hasta envanecerme en las líneas medievales y en la sangre de los godos que todos sus descendientes llevamos.

 

Poco tiempo después mi trabajo inconcluso y juvenil fue archivado y condenado a dormir en la oscuridad de un cajón.

 

En el prólogo de "Historia del Gral. Viamonte y su época" mi abuelo, con gran razón, dice que "La historia que se enseña en las aulas escolares ha proscripto casi totalmente el nombre de Viamonte. No aparece o aparece desfigurada su actuación en acontecimientos en los que ocupa un lugar de protagonista principal."


La desfiguración de su actuación es, si cabe, aún más patente desde la irrupción de internet en nuestras vidas.

Navegando por la red encontré que había sobre el General pocas referencias interesantes en internet, la mayoría tergiversaban la realidad histórica, como la que manifiesta que no participó con diligencia en la batalla de Huaqui (parece increíble que aún doscientos años después de la batalla, con las pruebas irrefutables que existen sobre su honrosa actuación salvando y reorganizando el Ejército del Norte y dos siglos después de que fuera juzgado por esta derrota, acusado por sus enemigos, y restituído con honor en todos sus cargos debido a su inocencia, existan aún "iluminados" que sin estudiar lo acontecido, lo acusen constante y falsamente de algo ya juzgado tanto por la justicia como por la historia) y tantas otras.

Algunas falsean claramente la historia, y son repetidas constantemente por la mera copia de un autor a otro, incluso mencionada por autores renombrados, como la tan difundida que afirma su actuación en la batalla de Suipacha, en la que Viamonte nunca participó.

Otras simplemente producen una profunda tristeza, como la que me produjo comprobar que en la web del Regimiento de Patricios, en la sección específica donde se mencionan las Invasiones Inglesas y los actos llevados a cabo con motivo del bicentenario de la reconquista de Buenos Aires, los Patricios no hicieran mención alguna sobre el jefe que los llevó a la gloria en la jornada del 5 de julio de 1807, como así fuera reconocido por Liniers y por Saavedra; y que en la sección relativa a la Revolución de Mayo, mientan deliberadamente afirmando que Belgrano era sargento mayor de los Patricios el 20 de mayo de 1810, cuando era Viamonte el sargento mayor de dicho cuerpo desde su nombramiento dado por el virrey Liniers el 16 de marzo de 1807 (A.G.N. 3-7-13) y así lo manifiesta el propio Saavedra en sus memorias y en varios documentos existentes en el A.G.N.

 

Del mismo modo pude también comprobar que la única mención que existía en internet sobre el coronel Ramón Lista, sobrino del General, era debido a que le hicieran a su cadáver uno de los primeros daguerrotipos de la República Argentina y su imagen mortuoria forma parte en la web de varias colecciones macabras de fotografías de cadáveres, sin mencionar en ninguna que estuvo en cuántas campañas hubo en Sudamérica, luchando  por afianzar la libertad de nuestro continente.

 

Fue la poca y mala información que había en internet sobre el General lo que me llevó a desempolvar y completar parte de mi antiguo trabajo y a desarrollarlo de forma inversa a cómo lo hacía en mi época juvenil, hacia el presente en lugar de hacerlo hacia el pasado.

 

La pasión genealógica pudo más y me embarqué no sólo en la actuación del General, sino también en intentar plasmar en esta web los descendientes del General Viamonte en sus cinco ramas.

 

Somos muchos. Por eso decidí hacer los árboles partiendo de sus nietos, para una mayor claridad y más fácil comprensión de las diferentes líneas.

 

Me he decidido a publicar las líneas que tenía recopiladas cuando mi base de datos ha pasado ampliamente del millar de personas diferentes. Se que no están completas, pero creo que son lo suficientemente amplias como para ser publicadas aquí, sin perjuicio de que puedan ser completadas dadas la facilidades que proporciona un medio tan interactivo como internet.

 

Muchos de los datos que aquí aparecen me fueron transmitidos oralmente, otros aparecen en los trabajos genealógicos y en los archivos consultados. Procuré corregir varias fechas y nombres que, aunque erróneos, aparecen en el "Nobiliario" de Carlos Calvo y en otras fuentes, y son así publicados en varias páginas de internet multiplicando y difundiendo el error.

 

Para las líneas más contemporáneas me fue imposible no recurrir a la web, de dónde he recopilado los datos de mis más jóvenes parientes. En algunos de estos casos me imagino que también se hayan podido deslizar algunos errores involuntarios en nombres, fechas y filiaciones, que agradeceré si me son informados para su corrección; y pido a mis parientes disculpas anticipadas por ello, confiando en su indulgencia y comprensión.

 

Imagino que muchas de las personas mencionadas en estos árboles genealógicos que abarcan sólo doscientos años de historia familiar, no sepan siquiera que son descendientes del noble General Viamonte. Tal vez la curiosidad les anime a interesarse un poco sobre la actuación de su antepasado y lo rescate del olvido injusto en el que está sumido uno de los más notables argentinos.

 

 

Mariano Vilella y Sánchez Viamonte.

26 de agosto de 2011.